Tome de nuevo mi armadura


herido de muerte,
una coraza a mi corazón, a mi pecho,

una espada, eterna compañera,
y volví a cabalgar entre la niebla de
tu indiferencia y el recuerdo de tu olvido,

ayer la tempestad fue mi consuelo
y la soledad mi amante,

hoy la desdicha toco a tu puerta
hoy por alguna razón me buscaste,
tus ojos me acechan
buscan al hombre en los ojos del guerrero

pero solo la espada permanece,

perdona si me oculto en las sombras,
pero aun recuerdo el dulce veneno que me diste,
seductora bebida servida por tu mirada,

el ayer permanece,

permanece la tempestad que abriga
de los temores de mi corazón
hoy que la bruma toco a tu puerta
me buscas,

perdona si en las tinieblas me
escondo, mas si bebiera de nuevo
de esa copa, sin dudarlo, perecería,

mi alma no resistirá otra vez,
el tiempo no ha llegado, pero el tiempo
es y se fue,
lo único que en mi mano tome por
despojo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadisticas

    free web stats
A %d blogueros les gusta esto: