Historia de un sueño.


Con el sabor de la soledad y la amargura del dolor en mi garganta llega la noche vestida de azul, quisiera decir que estoy agotado de llorar, que me he cansado ya de luchar, pero ni he derramado lagrimas porque no puedo, soy incapaz, lo mas triste de todo es que aunque quiera hacerlo no podré, mi lucha no la puedes ver, ni la podrás entender en mil años, pues eres demasiado joven para entender.
He llorado en sueños, he llorado hasta el amanecer solo en sueños, pero solo un par de lágrimas han dejado huella en mi almohada. Quizás es el cansancio que da la vida en soledad lo que me ha hecho caer rendido, quizás es el hastío de esta vida, de ser mas viejo que tu y sin embargo solo en apariencia ser mas joven que tu, por eso no hay conexión con los que “tienen mi edad”.

Sin embargo se que fue solo un sueño, solo eso, y vivo inmerso en otro que aun no termina y continua eternamente sin que nadie note mi eterna permanencia. Me quedo el sabor de la soledad, el cansancio de seguir viviendo y tener que pasar desapercibido, he llegado nuevamente a lo que llaman algunos hogar, para mi no es mas que un lugar donde pasar la noche, en vela o dormitando, no importa, cuando no tengo ganas de nada aquí me encuentro.

Anoche me quede completamente dormido, quizás por los años que llevo en guardia, finalmente una noche tenia que pasar, no pude mas y dormí tan profundo y sin embargo en plena conciencia, es mi mas grande miedo, quedarme dormido y no escuchar ni sentir al enemigo acercarse, quedar a merced suyo, sentir su presencia demasiado tarde y no poder mover ni un músculo, atrapado en esta prisión de polvo y agua, y morir sin dar batalla, mi peor pesadilla, morir sin tener el honor de morir en batalla, vivir tanto tiempo y dejar de existir así, tan fácil, sin sentido.

Me quede dormido, y soñé contigo, y recordé el día que me dejaste esta honda herida en mi pecho, y me sentí morir, recordé que te perdí sin poder hacer nada por evitarlo, arrancada de mi lado desapareciste en una tormenta de luz y gotas de hielo, ni mi espada ni mi poder pudieron mantenerte a mi lado, me arrancaron la vida y sin embargo no puedo morir, milenios han pasado y sigo buscando entre un segundo y otro, una entrada que me lleve a donde estas tu.

Esa noche, recordé el profundo dolor que llevo dentro, que no muere, que no se olvida, quizás ya no me esperas, quizás ya me olvidaste, aun así sigo buscando, entre mundos que nadie ha visto jamás, entre dimensiones que tienen puertas abiertas a este mundo, escondidas como yo, a plena vista y sin morir jamás.

Dormido pude al fin llorar, pude al fin liberar la profunda tristeza que no quiero que veas para no herir ese corazón que conmigo compartiste, la única, la primera en mi cama, la que fue capaz de traspasar la barrera, la que fue capaz de sentir la verdad sobre mi, y sin miedo, sin temor alguno, me atrapo en sus brazos y me dejo esconderla entre mis brazos y mis alas.

Me hiciste libre, liberaste la luz escondida en lo mas recóndito de mi oscuro corazón.Y por esa razón, solo dormido, fui capaz de llorar, de ceder al llanto que lleva contenido tanto tiempo que perdi la cuenta entre milenios, porque no quise que me vieras así, y al final, agotado, completamente vulnerable sobre mi cama sin abrir, pude al fin dejar mi llanto escapar.

Pero recuerdo tu presencia en mi habitación, recuerdo tu calor cerca de mi, cuando el frío de la madrugada mordía mi piel cansada, cuando en mi corazón sentí el frío de afuera, te vi de pie a un lado de mi cama, conversamos, ante mi asombro, no se de que, no recuerdo tus palabras que vestidas en tu voz me dieron esperanza, y estallo de rabia por no poder recordar tus palabras, pues no recuerdo si te dije cuanto te ame, cuanto de amo y te amare hasta que por fin se me permita morir.

Quise detener el tiempo, para permanecer por siempre contigo y no perderte, ¡pero era un sueño! Me repetía en la mañana, fue solo un sueño, me dije al día siguiente, pero en el corazón se que no fue así, porque te tuve nuevamente en mis brazos y bese tus lagrimas, te arranque la tristeza del corazón y la guarde en el mío, para no olvidarte jamás. Pero estaba ahí, inmóvil, atrapado dentro de mi, y me veías conmovida, y me observabas, me viste temblar de frío, exhausto, completamente agotado, y sentí tu mirada, y sentí tu suave y calida caricia que no puedo, que no quiero olvidar, y quise detener el tiempo para siempre, y llore porque no pude hacer nada, como aquella noche en que te perdí, en que fuiste arrancada de mi lado, no se quien fue, pero pagara cuando se cruce en mi camino.

Y me viste temblando, me viste agotado y con frío, sentiste la tristeza que llevo escondida en el alma, y con un ademán de tu gentil mano, me hiciste atravesar las sabanas y el cobertor de mi cama, sentada a mi lado con tu caricia sobre mi pelo y mi rostro con las marcas de las lagrimas que escaparon por la noche, me diste un poco de calor, y sentí tu abrazo y tu beso sobre mi, y quise que no fuera solo un sueño, desee con toda mi alma y con todo mi ser, que no fuera un sueño, que te quedaras a mi lado nuevamente y no volver a sentir jamás la desolación del universo entero.

La razón me dice: fue solo un sueño, pero yo se que no es así, después de ver lo que hemos visto, de saber lo que sabemos, las cosas increíbles que hemos hecho, ¿Cómo se atreve a decirme que fue solo un sueño? Y si fue solo un sueño, ¿Por qué puedo recordar tu presencia en mi habitación? ¿Por qué puedo recordar tu caricia sobre mi piel que se estremecía con el frío de la madrugada?

Si fue solo un sueño, ¿Por qué están las sabanas y el cobertor perfectamente tendidos sobre mi? Si fue solo un sueño, ¿Cómo sigue tendida mi cama mientras me encuentro bajo las sabanas y mi almohada esta aun con mi llanto tibio sobre ella? Si fue solo un sueño, ¿Por qué llevo tu beso marcado en mi piel? ¿Quién pudo entrar a mi habitación cerrada por dentro o entrar por las ventanas protegidas por el hierro frío y tan lejos del suelo que solo volando podrían subir? ¿Quién mas pudo ser, si no hay nadie en mi casa?

Si nadie tiene llave de mi puerta, si estaba solo, ¿Quién entro en mi habitación y tuvo la fuerza para levantarme y meterme entre las mantas? Si fue solo un sueño, porque esta tendida mi cama estando yo dentro, si nunca te vi extender tu mano y hacerme atravesar las mantas y tus labios me acariciaron hasta que el sol irrumpio en mi habitación. Si solo fue un sueño, ¿Por qué te sentí tan cerca? Por eso maldigo al sol y la luz que desprende, te arranco de mi lado nuevamente, por eso en mi cuarto hay cortinas para que no entre el sol, esperando que aparezcas, solo una vez mas, esperando soñarte, tan solo una vez mas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadisticas

    free web stats
A %d blogueros les gusta esto: