Depredador.


Días que mueren entre
cenizas consumidos bajo el fuego
del sol, son días que pretendo olvidar,
mientras escucho el tiempo extinguirse,

recuerdo el sabor de la venganza
como el dulce sabor de la sangre del
adversario después de la cacería,
bebiendo el miedo de la presa
que se sintió invencible,

Los días se acaban, y otros días ya se
han marchado, las cenizas cubrirán
mi piel calcinando recuerdos que
el corazón han cauterizado, se van
los días en que olvide mi rostro,

recordando el sabor de la sangre de
mis enemigos en mi garganta, satisfacción
de una cacerías fácil, de una presa que
me entretuvo por momentos, recordé
quien era, lo que olvide y
vuelvo a ser,

los días de gloria jamas volverán pero he
vuelto, ha vuelto a mi sangre la esencia de lo
que en verdad soy, la venganza sin remordimientos
el cuidado de los míos, el depredador constante.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadisticas

    free web stats
A %d blogueros les gusta esto: