Sus ojos decian lo contrario


En su rostro se reflejaba una sonrisa amplia y sincera, que a mas de una cautivaba, le gustaba el silencio, la soledad tanto como la compañia de una amiga, valiente, casi rayando en lo temerario, a veces no media las consecuencias de su busqueda de justicia, parecia en ocasiones uno de esos caballeros de leyenda, siempre solitarios y luchando a favor del desamparado, salvando bellas damiselas en peligro, sin miedo a la batalla, luchando con el corazon.

Parecia siempre feliz, en ocasiones contemplativo, pero sus ojos hablaban un idioma distinto.

Secretamente aun recordaba aquella mujer que le rompio el corazon, su traicion aun le dolia como si una espada le hubiera atravezado el corazon, solo una par de amigos supieron que sucedio, nunca lo mencionaba y escondia su sentir, pero sus ojos no mentian, aun en la oscuridad de sus ojos marron, si sabias cuando mirar, si lograbas sorprenderlo en silencio contemplando el horizonte, podias ver lo que sus ojos cantaban al viento, una melodia triste que hacia al viento caminar lento.

Apesar de no temer a la batalla y a fuerzas superiores en numero, parecia preferir la quietud y la paz de los bosques en las montañas altas, quizas para poder llorar a los que a su lado calleron, valientemente, quizas, para poder dormir por las noches contemplando las estrellas que miraba como queriendo alcanzarlas, como extrañando algun lugar jamas conocido por nadie mas, como si extrañara su hogar.

Siempre parecia sonreir, confiado, siempre que miraba a una pequeña niña sonreir, se dibujaba una sonrisa en su rostro, una sonrisa de satisfaccion, como si todo el camino recorrido, hubiera valido la pena, por doloroso que fuera.

Pero en ciertos momentos, cuando el sol se ponia por completo y el ultimo rayo moribundo destellaba como una estrella muriendo, una lagrima oculta en la oscuridad de sus ojos podia contemplarse, solo por ese instante, por ese segundo, su rostro y sus palabras,  duras y despiadas con el enemigo, pero siempre eran lo contrario para aquellos que necesitaban un amigo, alguien que escuchara, parecia siempre tener la fortaleza de un millon de hombres, nunca solitario, nunca agobiado por recuerdos dolorosos, pero sus ojos decian lo contrario.

Parecia siempre estar en espera de la batalla mas grande de su vida, esperaba en esa misma, entregar su alma y cada gota de sangre en sus venas, derrotando al mas feroz enemigo que nadie hubiera contemplado jamas, parecia buscar y esperar aquel rival que aun siendo derrotado, le arrebatara la vida.

A veces decia que viviria para siempre, y sonreia, haciendote pensar que era eterno, pero sus ojos decian lo contrario, si sabias cuando mirar, si eras paciente para encontrar ese momento. Esperaba con ansia el dia de esa batalla epica, la ultima batalla que libraria y que le concederia su mas grande deseo, dejar de sentir, dejar de sentir aquel dolor que guardaba en su pecho, olvidar aquella traicion, y aquel sentimiento de haber sido exiliado injustamente de su hogar, queria morir, pero no en vano, queria vivir, pero solo estaba vivo. Decia haber vivido solo 30 años, pero sus ojos reflejaban el cansancio de un millon de años luz recorridos en varias vidas a cuestas, demasiado sabio para su edad, demasiadas heridas en su alma para su edad.

Siempre decia que todo estaba bien, que todo era imaginario, que no conocia la tristeza, que era un ser normal, pero sus ojos, decian lo contrario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadisticas

    free web stats
A %d blogueros les gusta esto: