Niebla


Abrí mi ventana al viento
para que trajera consigo la niebla que
viste la noche con mantos traslúcidos
y tenues luces que en momentos
parpadean,

entró la niebla por la ventana
y junto a mi se sentó, tímida y con frío
en la piel, me miraba por momentos
esperando una palabra, la deje tomar
mi mano para darle mi calor,

en mis brazos recostada dejo a mis
manos alejar el frío de su piel,
a mis brazos se aferro esperando que
la noche fuera eterna, para no marcharse,
para vivir en mi piel,

le conté de mi pena, del dolor que se
anida en mi corazón y no se marcha,
ella me habló del frío de su piel, las noches
de soledad y las frías estrellas que la visten con
mantos de perlas transparentes,

fundidos piel con piel, pasamos la noche
de mantos traslúcidos, mientras me dejaba
hacerle el amor le hable de mi poesía nocturna,
de la tristeza que los inspiro,
y la soledad que los envuelve,

mientras el aire de su boca respiraba,
me regalo esa inolvidable mirada y
ese beso que en agradecimiento  me dio
por el cálido vestido sobre su piel, por el
tibio rocío sobre su piel desnuda,

ya no será la niebla de las noches frías,
aunque solo en esas noches me visita, ahora
es la tierna amiga que me escucha y me cuenta
su caminar, mi fiel amante
de vestido transparente,

de cálidas perlas sobre su piel y eternas
noches moribundas en las que le entrego
el alma que ya solo respira
por los poros de su piel.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadisticas

    free web stats
A %d blogueros les gusta esto: