Divina Recompensa


En la cima del dolor
rompió mi garganta el silencio,
ira descontrolada la montaña
estremeció,

el suelo se abrió ante
un puño llorando sangre,

fije mi rostro al polvo
como ser sin esperanza mientras
el silencio me envolvió de nuevo
como implacable carcelero,

levante mi rostro y
frente a mi, belleza alada que
flotando me observaba,

vestida de luz eterna
su ojo se empaño, olvide el silencio,
olvide mis puños en llanto,

busque entre mis posesiones una
estrella que en su mano entregue
para enjugar su llanto y lograr que
una sonrisa me regalara,

mas por gracia divina recompensa
mas valiosa entrego, no es riquezas o miles
de estrellas, sino su dulce mano que apacigua
mi ira,

un par de estrellas que iluminan mi sendero
me hacen olvidar el tiempo
y el dolor,

embriago mi mente con su voz
mientras por el mar de su
piel navego.

Comments
2 Responses to “Divina Recompensa”
  1. Adan dice:

    Gracias Milo por seguir mi blog, y gracias por tus amables comentarios, significan mucho viniendo de un colega.

  2. Milo dice:

    Bravo!. Saludos de nuevo y te felicito por tu poesía tan bien lograda.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadisticas

    free web stats
A %d blogueros les gusta esto: